¡Oigan Ateos, no destruyan la Navidad, sólo róbenla de vuelta!

msg-132346687485

Últimamente he recibido muchas preguntas de amigos cristianos y ateos queriendo saber cómo celebro la Navidad. Todo comenzó el otro día con una chica con quien iba a la iglesia hace 18 años y me preguntó cómo eran la Navidad y la Pascua para mi familia. Le dije:

Celebramos en cualquier momento que tengamos una excusa para reunirnos con la familia. No vamos a robarle la Navidad a mi hija. Todavía disfrutamos de las fiestas, dar y recibir regalos, cantar, comer, y pasar un tiempo con la familia. Simplemente no lo hacemos por el mismo motivo. Pensamos en ello como una celebración de fin de de año. Obviamente aún tenemos miembros religiosos en la familia, y nosotros respetamos sus creencias. Ellos todavía cantan canciones de Navidad, y nosotros participamos, en su mayor parte.

Ten en cuenta que, bien podemos cantar una canción sobre “el niño Jesús”, y simplemente disfrutar de la música… incluso cuando sepamos que las palabras sean acerca de un mito. Nosotros simplemente no oramos o hablamos de dios. Recuerda que, el Solsticio de Invierno (y el nacimiento virginal) en realidad son utilizados por varias religiones como la historia del nacimiento de su dios — varios son anteriores a la cristiandad. La mayoría de los historiadores que piensan que Jesús fue una persona real concuerdan en que probablemente nació en la primavera, no en invierno por cierto. Por lo tanto, la fecha no tiene un significado real para mí. Pero, todavía podemos divertirnos.

En cuanto a la Pascua, nos reunimos con la familia para una comida, pero eso es todo. Ninguna celebración real. Hacemos lo secular — la búsqueda de huevos, dulces, etc.

Decimos: “Celebra la razón en esta estación” — JA JA JA.

Me hizo pensar, sin embargo, ¿por qué los ateos debemos sentirnos “excluidos” de este día de fiesta? Es decir, se ha convertido en algo mucho más secular y comercial ahora que en algo “religioso”. Hablamos más sobre regalos, árboles, renos, Santa Claus, ponche de huevo, galletas, bastones de caramelo, etc. que sobre el niño Jesús quien nació de una virgen violada por Dios… por lo menos en círculos públicos. Así que, ¿por qué los cristianos deben acaparar esta fiesta? A nosotros nos gusta también. Es el solsticio de invierno. Es tiempo para celebrar el final del año (de todos modos nos aguantamos con el Año Nuevo). Si tú te has preguntado: “¿Cuál es la historia de las tradiciones navideñas?”… bueno, pues aquí la tienes.

Muchas de nuestras modernas tradiciones navideñas comenzaron cientos de años antes del nacimiento de Cristo. Algunas de estas tradiciones se remontan a más de 4000 años. La adición de Cristo a la celebración del solsticio de invierno no se produjo hasta 300 años después de la muerte de Cristo y tan tarde como 1800, algunas sectas cristianas devotas, como la de los Puritanos, prohibió a sus miembros que celebraran la Navidad porque se consideraba una fiesta pagana. Entonces, ¿cuál es la historia detrás de estas tradiciones?

El Árbol de Navidad

Esto se deriva de varias tradiciones del solsticio. Los Romanos adornaban sus salones con guirnaldas de laurel y colocaban velas en los árboles vivos para decorarlos para la celebración de Saturnalia. En los países escandinavos, colgaban manzanas de los árboles de hoja perenne en el solsticio de invierno para recordarse a sí mismos que la primavera y el verano vendrían de nuevo. El árbol de hoja perenne fue la planta especial de su dios sol, Baldor.

El Intercambio de Regalos

La práctica de intercambiar regalos en una fiesta de invierno también es pre-cristiano y proviene de la Saturnalia Romana. Ellos intercambiaban regalos de buena suerte llamados Stenae (frutos de la suerte). También tendrían una gran fiesta al igual que lo hacemos hoy.

El Muérdago

El muérdago viene de una antigua costumbre Druida durante el solsticio de invierno. El muérdago era considerada una planta divina y simbolizaba el amor y la paz. La tradición de besarse bajo el muérdago es Druida de origen.

El Tronco de Navidad

Las tradiciones escandinavas del solsticio tenían una gran cantidad de factores que influyen en nuestra celebración además del colgado de ornamentos en árboles de hoja perenne. Su antiguo festival fue llamado Navidad y celebraba el regreso del sol. Una de sus tradiciones fue el tronco de Navidad. El tronco era el centro del tronco de un árbol que era arrastrado a una gran chimenea, donde se suponía que debía arder durante doce días. De ahí vienen los doce días de la Navidad.

El 25 de Diciembre

Incluso la fecha de la Navidad, el 25 de diciembre, se tomó prestada de otra religión. En la época que se creó la Navidad en el año 320 D.C., el Mitraísmo era muy popular. La primitiva iglesia Cristiana se había cansado de sus esfuerzos inútiles para evitar que las personas celebraran el solsticio y el cumpleaños de Mitra, el dios sol Persa. El cumpleaños de Mitra era el 25 de Diciembre. Así es que el Papa en ese momento decidió hacer coincidir el cumpleaños oficial de Jesús con el cumpleaños de Mitra. Nadie sabe en qué época del año nació Jesús realmente pero hay evidencia que sugiere que fue en pleno verano.

Los paganos Romanos introdujeron por primera vez el día de fiesta de la Saturnalia, un período de una semana de duración de celebración de la anarquía entre 17 al 25 diciembre. Durante este período, los tribunales Romanos estaban cerrados, y la ley Romana dictaba que nadie podía ser castigado por dañar la propiedad o herir a las personas durante la celebración de una semana. La fiesta comenzaba cuando las autoridades romanas elegían a “un enemigo del pueblo Romano” para que representara al “Señor de la Anarquía.” Cada comunidad Romana seleccionaba a una víctima a quien obligaban a disfrutar de la comida y otros placeres físicos durante toda la semana. En la conclusión del festival, el 25 de Diciembre, las autoridades Romanas creían que estaban destruyendo a las fuerzas de la oscuridad al asesinar brutalmente a este hombre o mujer inocente.

Santa Claus / Papá Nicolás

Nicolás nació en Parara, Turquía en el año 270 de Nuestra Era y más tarde se convirtió en Obispo de Myra. Murió en el año 345 de Nuestra Era el 6 de Diciembre. Él sólo fue nombrado un santo en el siglo 19.

Nicolás fue uno de los obispos de más alto nivel que convocó el Concilio de Nicea en el año 325 de Nuestra Era y crearon el Nuevo Testamento. El texto que produjeron retrataba a los Judios como “los hijos del diablo” que condenaron a muerte a Jesús.

En 1087, un grupo de marineros que idolatraban a Nicolás movieron sus huesos de Turquía a un santuario en Bari, Italia. Ahí Nicolás suplantó a una deidad femenina que daba bendiciones llamada La Abuela, o Pasqua Epiphania (Pascua Epifanía), utilizada para llenar las medias de los niños con sus regalos. La Abuela fue expulsada de su santuario en Bari, que se convirtió en el centro del culto a Nicolás. Miembros de este grupo daban regalos unos a otros durante un desfile que llevaban a cabo anualmente en el aniversario de la muerte de Nicolás, el 6 de Diciembre.

El culto a Nicolás se extendió hacia el norte hasta que fue adoptado por los paganos Alemanes y Celtas. Estos grupos adoraban a un panteón encabezado por Woden —su dios principal y el padre de Thor, Balder, y Tiw. Woden tenía una larga barba blanca y montaba a caballo a través de los cielos, una noche cada Otoño. Cuando Nicolás se fusionó con Woden, derramó su apariencia Mediterránea, se dejó la barba, montaba un caballo volador, reprogramó su vuelo para Diciembre, y se puso una ropa pesada de invierno.

En un intento para los adherentes paganos del norte de Europa, la Iglesia Católica adoptó el culto a Nicolás y enseñó que él se dedicaba a (y que ellos tenían que) repartir regalos el 25 de Diciembre en lugar del 6 de Diciembre.

En 1809, el novelista Washington Irving (más famoso por sus libros “La Leyenda del Jinete sin Cabeza” y “Rip Van Winkle”) escribió una sátira de la cultura Holandesa titulada “La Historia de Knickerbocker”. La sátira hace referencia varias veces a la blanca barba, el caballo volador montado por San Nicolás usando su nombre Holandés, Santa Claus.

El Dr. Clement Moore, profesor de la Union Seminary, leyó “La Historia de Knickerbocker”, y en 1822 publicó un poema basado en el personaje de Santa Claus: “Era la noche antes de Navidad, cuando en toda la casa, ni una criatura se revolvía, ni siquiera un ratón. Las medias fueron colgadas por la chimenea con cuidado, con la esperanza de que San Nicolás pronto estaría allí…” Moore innovó al presentar un Santa con ocho renos que descendieron a través de chimeneas.

El ilustrador Bávaro Thomas Nast casi terminó la imagen moderna de Santa Claus. Desde 1862 hasta 1886, basado en el poema de Moore, Nast dibujó más de 2,200 imágenes de dibujos animados de Santa para Harper’s Weekly. Antes de Nast, San Nicolás había sido imaginado desde todo un obispo de apariencia severa hasta con una figura con aspecto de gnomo con un vestido. Nast también dio un hogar a Santa en el Polo Norte, el taller lleno de elfos, y su lista de los niños buenos y malos del mundo. Todo lo que le faltaba a Santa era su traje rojo.

En 1931, la Corporación Coca-Cola contrató al artista comercial Sueco Haddon Sundblom para crear un Santa bebedor de Coca. Sundblom modeló su Santa basado en su amigo Lou Prentice, elegido por su alegre y gordito rostro. La empresa insistió en que el traje con adornos de piel de Santa fuera de un brillante, rojo Coca-Cola. Y nació Santa – una mezcla de los cruzados Cristianos, un dios pagano, y el ídolo comercial.

Conclusión – Por lo tanto, si estás celebrando alguna de las tradiciones occidentales de la Navidad este año, recuerda que en realidad estás disfrutando de los rituales y las actividades de varias religiones antiguas cuyas tradiciones han sido tomadas por los cristianos en los últimos años para la celebración del nacimiento de Cristo. Comprar regalos, disfrutar de la familia, comer buena comida. Todavía podemos disfrutar de una temporada de buenos recuerdos y las divertidas tradiciones antiguas, incluso sin dios… sobre todo cuando esas tradiciones no comenzaron como tradiciones Cristianas de todos modos.

¡Felices fiestas! Recuerda, en esta estación celebra la razón… ¡Y no dejes que los cristianos secuestren una gran celebración secular y pluralista!

Traducido de: Hey, Atheists, don’t destroy Christmas… just steal it back!

About these ads
Esta entrada fue publicada en Ateísmo, Personal, Religión, Sociedad. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a ¡Oigan Ateos, no destruyan la Navidad, sólo róbenla de vuelta!

  1. Ernest dijo:

    Yo soy ateo y siempre celebro la Navidad porque históricamente han sido fechas muy importantes para la humanidad antes del cristianismo. Muy buen post, te dejo estos enlaces que seguro te interesarán también. Saludos y ¡Feliz Navidad! ;)

    http://educacionyhumanidades.wordpress.com/2013/12/20/la-historia-de-los-reyes-magos/

    http://educacionyhumanidades.wordpress.com/2013/12/17/la-verdadera-historia-de-la-navidad-2-documentales-y-3-audio-lecciones/

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s